MUSICA   6 de junio de 2016

La Discoteca del Gata

Hoy...un hito de la música ciudadana....la gran creación de Piazzolla y Ferrer....Balada para un loco, interpretada por otro grande...el "polaco" Goyeneche

Balada para un loco

Hablar de Balada para un loco, es plantarnos dentro de la historia de la música argentina en un hito. El sencillo creado por Astor Piazzola y Horacio Ferrer en 1969 fue el punto de ruptura con la tradición, perimitiendose al tango una manera distinta de expresión.

La primera vez que se la interpretó, fue con la voz de Amelita Baltar. Tuvo tanto éxito, que la Balada para un loco y Amelita no se separaron más quedando totalmente identificados uno con el otro. Pero el éxito, fue creciendo de a poco.

El día del estreno, en el Festival de Buenos Aires de la canción y la Danza en el Luna Park un  16 de noviembre de 1969, no todo el mundo aplaudía. El público estaba dividido: para unos, era tango y para otros no.

Para evitar que la canción ganara, se cuenta que los propios organizadores, organizaron un jurado improvisado, del cual participaron figuras internacionales como Vinícius de Moraes o Chabuca Granda), dándole el premio a un tango llamado “Hasta el último tren” que cantó Jorge Sobral . Y este intento de “callar la canción”, se volvió a su favor, pues al día siguiente ya estaba a la venta como simple.

Pero si hay venganza por llamarlo de alguna manera, no solo las ventas fueron las que dijeron si a la canción, sino el mismísimo Roberto Goyeneche quien la grabó un mes después del estreno. Este hombre de ascendencia vasca, que apuesta por el “nuevo tango”, tenía una manera especial de cantar. No cantaba… decía. Su calidad para la interpretación de las letras y la forma de decirlas con rubato, lo hacían siempre reconocible. (el rubato es no hacer coincidir el tempo de la letra con el tempo del acompañamiento musical, quedando la frase siempre por delante o detrás del compás.)

El rubato, era bastante infrecuente en el tango. Tal vez, por andar por los caminos de lo infrecuente, también decidió grabar este hito dentro de la historia del Tango: balada para un loco.

Sus creadores, fueron influenciados por la película “Rey por inconveniencia” dirigida por Philipe de Broca. La peli transcurre durante la segunda guerra mundial en un manicomio. Y la idea de enlazar el vals con la locura vino de aquí.

Letra

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en vos. . . Cuando, de repente, de atrás de un árbol, me aparezco yo. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizón en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. ¡Te reís!... Pero sólo vos me ves: porque los maniquíes me guiñan; los semáforos me dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares. ¡Vení!, que así, medio bailando y medio volando, me saco el melón para saludarte, te regalo una banderita, y te digo...

(Cantado)

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
No ves que va la luna rodando por Callao;
que un corso de astronautas y niños, con un vals,
me baila alrededor... ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión;
y a vos te vi tan triste... ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!...
el loco berretín que tengo para vos:

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazón.

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Como un acróbata demente saltaré,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad...
¡Ya vas a ver!

(Recitado)

Salgamos a volar, querida mía;
subite a mi ilusión super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
¡con una golondrina en el motor!

De Vieytes nos aplauden: "¡Viva! ¡Viva!",
los locos que inventaron el Amor;
y un ángel y un soldado y una niña
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda...
Y loco, pero tuyo, ¡qué sé yo!:
provoco campanarios con la risa,
y al fin, te miro, y canto a media voz:

(Cantado)

Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!

Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Abrite los amores que vamos a intentar
la mágica locura total de revivir...
¡Vení, volá, vení! ¡Trai-lai-la-larará!

(Gritado)

¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
Loca ella y loco yo...
¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!
¡Loca ella y loco yo!

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »