Hoy es viernes 20 de abril de 2018 y son las 11:42 hs.
15 de abril de 2018
Las familias rindieron su homenaje a María
“Sean artesanas del amor divino, de la fidelidad
más exquisita y del perdón más asiduo y sincero”
Mons. Urbanc a las Familias.-

Durante la noche del sábado 14 de abril, Solemnidad de Nuestra Señora del Valle y vísperas de la jornada de cierre de las fiestas marianas, las familias rindieron su homenaje en el último día del Septenario.

En un clima de mucha alegría, una gran cantidad de familias y peregrinos colmó el Paseo de la Fe para participar de la Sagrada Eucaristía, que fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Rector del Santuario Mariano, Pbro. José Antonio Díaz, el Delegado Episcopal de la Pastoral Familiar, Pbro. Eduardo López Márquez, entre otros sacerdotes.

Durante su homilía, Mons. Urbanc, entre otros conceptos destacó que “para ser discípulos auténticos de Jesús necesitamos acoger en nuestro corazón a su Madre, puesto que quien acoge la cabeza, también debe acoger a los miembros del cuerpo, y la Virgen María es el miembro más excelente del Cuerpo, que es la Iglesia. Para nuestras familias, acoger en lo más íntimo de nuestros hogares a la Madre del Redentor, es prioritario y necesario”.

También exhortó a las familias a cuidar la vida expresando: “Ustedes son las responsables de cuidar estos cielos nuevos y tierra nueva, en cuyo centro está la vida, que es Dios mismo, en sus múltiples expresiones, pero, sobre todo, en cada vida humana, desde su concepción, hasta su partida natural. Más, ahora, que el demonio está diseminando sus artilugios de muerte contra la vida humana en su estadio más frágil y decisivo, queriendo que se tome con naturalidad que los nidos preparados para acoger la vida, se conviertan en fosas indiscriminadas de muerte y vergonzantes bocas de sucios e inhumanos negocios, por medio de argumentos contradictorios, falsos, absurdos, maliciosos, arteros y capciosos”.

En otro tramo pidió a la Virgen que cuide a las familias: “Haz que emulen la frescura amorosa y misionera de la que forjaste junto con José y Jesús en la aldea de Nazaret. Infunde en ellas la conciencia clara de lo que son y de la vocación que Dios les confió. Que sean verdaderas escuelas de comunión y participación, donde cada ser humano alcance la verdadera estatura de Jesucristo, sabiendo y gozando del Amor que lo creó, la Sangre que lo redimió y la Gracia que lo santifica. Pídele al Buen Padre Dios que sean artesanas del amor divino, de la fidelidad más exquisita, del sacrificio más genuino, del diálogo más fecundo, de la sabiduría más humilde, del servicio más abnegado y del perdón más asiduo y sincero”.

Luego de la predicación, los esposos presentes renovaron sus promesas matrimoniales, y antes de finalizar la ceremonia litúrgica, el Obispo bendijo a las embarazadas.

 

TEXTO COMPLETO DE HOMILÍA

Queridos devotos y peregrinos:

En este séptimo día del septenario participan como alumbrantes las familias, mamás embarazadas, la Pastoral Familiar Diocesana, MFC, Grávida, Renacer y Faviatca. Bienvenidos a esta celebración en el día litúrgico de nuestra Madre del Valle. Que Santa María los cubra con su manto y los siga llevando al encuentro de su Hijo Jesús para que sean sus entusiastas y magnánimos discípulos-misioneros. ¡Paz y Bien!

La temática que se nos propuso reflexionar en esta jornada nos llevó a contemplar a María, Virgen y Madre, como Esperanza de su Pueblo. ¡Cuánto necesitamos considerar a la Reina de este Valle como modelo de esperanza y de confianza en la inefable Misericordia del buen Padre Dios.

Hace dos días comencé a leerles una carta muy iluminadora de la Santa Sede acerca del significado de la salvación cristiana, titulada ‘Placuit Deo’, de la que ahora les leeré el capítulo IV. Para que la lean entera, busquen en internet ‘Placuit Deo español’ y podrán leerla completa…

El pasaje tantas veces escuchado del evangelio de san Juan nos recuerda que a la Virgen no sólo debemos tenerla en nuestra casa, que es un modo de traducir el giro idiomático griego, y que, probablemente así, ocupa un lugar en muchas casas alguna imagen suya, sino como también se traduce más existencialmente, recibirla como propia (Jn 19,27).

Para ser discípulos auténticos de Jesús necesitamos acoger en nuestro corazón a su Madre, puesto que quien acoge la cabeza, también debe acoger a los miembros del cuerpo, y la Virgen María es el miembro más excelente del Cuerpo, que es la Iglesia. Para nuestras familias, acoger en lo más íntimo de nuestros hogares a la Madre del Redentor, es prioritario y necesario.

El himno de la carta a los efesios (1,1-10) nos recuerda que Dios nos predestinó a ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo y ser alabanza de su Gloria. Esta es la Bendición que pronunció sobre nosotros por medio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Bendecir significa ‘decir bien’. Dios Padre, en su Hijo Encarnado, repara la caída de la humanidad de un modo irreversible, puesto que la Cabeza no sólo es humana, sino divina. De allí que, por medio de Nuestro Señor Jesucristo, Dios ‘bien dice’ sobre la humanidad restaurada de una vez para siempre. A nosotros nos corresponde cuidar esta bendición, que son ‘los cielos nuevos y tierra nueva’, como dice Apocalipsis (21,1), siendo santos e irreprochables en su presencia, por amor, y hacer que llegue esta Gracia hasta el último confín de la tierra y hasta el último ser humano, recapitulando todos los seres en Cristo Jesús.

Queridas familias, ustedes son las responsables de cuidar estos cielos nuevos y tierra nueva, en cuyo centro está la vida, que es Dios mismo, en sus múltiples expresiones, pero, sobre todo, en cada vida humana, desde su concepción, hasta su partida natural. Más, ahora, que el demonio está diseminando sus artilugios de muerte contra la vida humana en su estadio más frágil y decisivo, queriendo que se tome con naturalidad que los nidos preparados para acoger la vida, se conviertan en fosas indiscriminadas de muerte y vergonzantes bocas de sucios e inhumanos negocios, por medio de argumentos contradictorios, falsos, absurdos, maliciosos, arteros y capciosos.

Santa María, Madre de las Familias, ruega por ellas, cuídalas y haz que emulen la frescura amorosa y misionera de la que forjaste junto con José y Jesús en la aldea de Nazaret. Infunde en ellas la conciencia clara de lo que son y de la vocación que Dios les confió. Que sean verdaderas escuelas de comunión y participación, donde cada ser humano alcance la verdadera estatura de Jesucristo, sabiendo y gozando del Amor que lo creó, la Sangre que lo redimió y la Gracia que lo santifica. Pídele al Buen Padre Dios que sean artesanas del amor divino, de la fidelidad más exquisita, del sacrificio más genuino, del diálogo más fecundo, de la sabiduría más humilde, del servicio más abnegado y del perdón más asiduo y sincero. Así sea.

 

 

 

Once personas se consagraron en el

homenaje de las comunidades religiosas

En la tarde del sábado 14 de abril, rindieron su homenaje a la Virgen del Valle las distintas comunidades religiosas que prestan servicio en la diócesis: Padres Misioneros Claretianos, Comunidad Franciscana y Orden Franciscana Seglar, Hermanas del Huerto, Monasterio Inmaculada Concepción Monjas Dominicas, Hermandad Dominicana, FASTA, Hnas. Carmelitas Misioneras Teresianas, Hnas. de la  Fraternidad Eclesial Franciscana, Hnas. Misioneras Catequistas de Cristo Rey, Hermanas Nazarenas, Hnas. Franciscanas Misioneras de la Natividad, Padres Lourdistas, Hnas. del Verbo Encarnado, Instituto Cristíferas.

La Santa Misa fue presidida por el sacerdote franciscano Eligio Bazán, quien en su homilía puso de realce la figura de María como Madre, a quien “la contemplamos de una manera especial en este Santuario, donde somos convocados por su tierna maternidad”, dijo, apuntando que “debemos seguir su ejemplo como modelo de fidelidad. Así como expresamos el amor que le tenemos en el culto, también nos debemos exigir un compromiso de fidelidad”.

“Preparándonos para celebrar los 400 años del encuentro de María con su pueblo, alabemos y demos gracias al Señor por este acontecimiento que nos atrae en su Santuario, donde nos cubre con su manto y nos compromete a ser fieles a Jesús, como lo fue Ella hasta el final”.

Los alumbrantes acercaron al altar sus ofrendas particulares, junto con el pan y el vino.

Antes de la bendición final, un grupo de 11 personas se consagraron a Jesús por medio de la Virgen María con el método de San Luis María Grignion de Montfort.

El Pbro. Ángel Nieva fue el responsable de invitar a realizar la siguiente consagración:

“Soy todo tuyo María"

Virgen María, Madre mía,

me consagro a Ti y confío en tus

manos toda mi existencia.

Acepta mi pasado con todo lo que fue.

Acepta mi presente con todo lo que es.

Acepta mi futuro con todo lo que será.

Con esta total consagración

te confío cuanto tengo y cuanto soy,

todo lo que he recibido de Dios.

Te confío mi inteligencia, mi voluntad, mi corazón.

Deposito en tus manos mi libertad,

mis ansias y mis temores,

mis esperanzas y mis deseos,

mis tristezas y mis alegrías.

Custodia mi vida y todos mis actos

para que le sea más fiel al Señor

y con tu ayuda alcance la salvación.

Te confío ¡oh¡ María, mi cuerpo y mis sentidos

para que se conserven puros,

y me ayuden en el ejercicio de las virtudes.

Te confío mi alma para que Tú

la preserves de todo mal.

Hazme partícipe de una santidad igual a la tuya,

hazme conforme a Cristo, ideal de mi vida.

Te confío mi entusiasmo y el ardor de mi juventud,

para que Tú me ayudes a no envejecer en la fe.

Te confío mi capacidad y deseos de amar;

enséñame y ayúdame a amar como Tú

has amado y como Jesús quiere que ame.

Te confío mis incertidumbres y angustias

para que en tu corazón yo encuentre

seguridad, sostén y luz, en cada

instante de mi vida.

Con esta consagración me

comprometo a imitar tu vida.

Acepto las renuncias y sacrificios

que esta elección comporta, y te prometo,

con la gracia de Dios y con tu ayuda,

ser fiel al compromiso asumido.

¡Oh! María, Soberana de mi vida y de mi conducta,

dispón de mí y todo lo que me pertenece,

para que camine junto al Señor

bajo tu mirada de Madre,

¡Oh! María, soy todo tuyo y todo lo

que poseo te pertenece ahora y siempre.

Amén.

Al concluir, el sacerdote le impuso la medalla a cada consagrado haciendo la señal de la cruz.

La celebración eucarística finalizó con la bendición y la Oración por los 400 años del hallazgo de la Sagrada Imagen.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

 
Estamos escuchando
Info Radio
de 10.00 a 12.00
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

HORÓSCOPO

 
Cáncer
CANCER (del 22 de junio al 23 de julio)

Te sentirás invadido por una sensación de completo nerviosismo. La rutina te esta afectando seriamente. Busca desconectarte. Recientes discusiones han dejado profundas marcas en la pareja. Procura evitar continuar con las peleas. Paciencia. Grandes noticias te estarán esperando en tu ambiente laboral en la jornada de hoy. Disfruta de este momento.Sugerencia: Aprovecha tus experiencias pasadas en el campo emocional y amoroso para cultivar tu relación actual de una mejor y más positiva manera.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
20.07
20.47

 

HOY ES

 
Viernes 20 de Abril de 2018
 

RadiosNet