INTERNACIONALES  8 de mayo de 2018

El Papa, contra la esclavitud: "Es un problema de todos"

Francisco lamentó que aun en esta época haya 40 millones de personas sometidas. "Nadie puede lavarse las manos ante esto" sentenció. 

Siempre atento a las problemáticas del mundo entero, el papa Francisco envió un duro mensaje contra uno de los mayores flagelos que la actualidad no sólo no pudo resolver, sino que mantiene sin ningún empacho: la esclavitud. "Nadie puede lavarse las manos" ante esta catástrofe, advirtió, a la vez que criticó a quienes son "consumidores de servicios" provenientes de las personas sometidas.

En un video dirigido al Foro Internacional sobre Esclavitud Moderna, que esta semana se realiza en Buenos Aires, bajo el título "Viejos problemas en el nuevo mundo", el Pontífice expresó su máximo repudio a la esclavitud. "Según algunas estadísticas recientes, habría más de 40 millones de personas, hombres, pero sobre todo mujeres y niños, que sufren la esclavitud", denunció Francisco, quien agregó: "Sólo para hacernos una idea, podemos pensar que si vivieran en una única ciudad, sería la más grande megalópolis de nuestro planeta y tendría, más o menos, cuatro veces más la población de toda el área urbana de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires".

 

Un tema global

El drama de la esclavitud es algo que afecta a todos y, por eso, el Papa llamó a no ser cómplice: "Ante esta realidad trágica, nadie puede lavarse las manos si no quiere ser, en cualquier modo, cómplice de este crimen contra la humanidad". En el mismo sentido, cuestionó a "quienes, aun conociendo el problema, no quieren hablar porque se encuentra allí donde termina la cadena de consumo, como consumidor de los servicios que ofrecen hombres, mujeres y niños convertidos en esclavos".

En consecuencia, aseguró que "una primera tarea que se impone es poner en acción una estrategia que permita un conocimiento del tema, rompiendo ese velo de indiferencia que parece cubrir la suerte de esta porción de la humanidad que está sufriendo". De inmediato, lamentó que "parece ser que muchos no desean comprender el alcance del problema".

"La esclavitud no es algo de otros tiempos, es una práctica que tiene raíces hondas y se manifiesta todavía hoy y en muchas formas diversas: tráfico de seres humanos, explotación del trabajo a través de deudas, explotación de niños, explotación sexual y de trabajos domésticos forzados", sostuvo el jefe de la Iglesia Católica, antes de concluir: "No podemos hacernos los distraídos: todos estamos llamados a salir de cualquier forma de hipocresía, afrontando la realidad de que somos parte del problema".

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »