LOCALES  12 de junio de 2018

Buscan incorporar la hepatitis C en el testeo rápido que promueve el CUR

Alejandro Iturres, director del Centro Único de Referencia, comentó que apuran las gestiones para poder contar con el test para fin de año.

El director del Centro Único de Referencia (CUR), Alejandro Santillán Iturres, comentó que se busca generalizar el testeo rápido para que incluya la hepatitis C. Hace dos años que se incorporó el test rápido para VIH, y este año se comenzó a trabajar con hepatitis B y sífilis.
“En el caso de la hepatitis C, nos llama la atención que en Catamarca hay pocos casos, pero también debemos reconocer que hay poco testeo tanto en la parte privada como en la pública. Entonces estamos trabajando, si es que todo sale bien, para incorporar a fin de año la hepatitis C en el test rápido. Justamente prestaría esta agilidad, que uno lo puede hacer en lugares donde no hay laboratorios, porque es una técnica muy sencilla: no hace falta que un bioquímico lo haga. Sí una persona preparada y supervisada por un bioquímico, pero esa supervisión no hace falta que sea diaria. Esto lleva a que podamos abrir estos test y que la gente tenga acceso en una posta sanitaria, donde no hay un laboratorio. Ese es el espíritu del test, que puede llegar a lugares alejados y dar una respuesta rápido al paciente”, señaló el profesional médico.
En ese sentido, Santillán Iturres comentó: “Nosotros incorporamos hace dos años el test rápido de VIH prácticamente en toda la provincia, en los centros de salud pública, y este año empezamos a trabajar con lo que es el test rápido de VIH, sífilis y hepatitis B. Actualmente lo estamos haciendo en el CUR de lunes a viernes de 8.00 a 12.00 y de 14.30 a 18.30 por la tarde. El test por supuesto es gratuito, confidencial, y el resultado está en minutos, o sea que la persona se va con tres estudios en el momento”.
“Si alguno de los test diera positivo, se toman acciones en el momento. Esa es la ventaja que tiene el test rápido, que el paciente puede ser captado en el momento. Un ejemplo claro es el de sífilis. Se comienza el tratamiento con penicilina y esto sirve como una herramienta preventiva muy importante, porque un paciente tratado no transmite la enfermedad, por eso es fundamental el diagnóstico”, indicó Iturres.
Asimismo, agregó: “La medicina se basa en tres pilares, que son la prevención, el diagnóstico y el tratamiento, y el diagnóstico es algo fundamental. Obviamente, primero hay que prevenir para evitar una enfermedad, pero cuando se llega tarde en la prevención, o en el caso de enfermedades de transmisión sexual, que es algo mucho más difícil de trabajar en la prevención, sí podemos hacerlo mucho más fácilmente en el diagnóstico y en el tratamiento”.
“La población responde a este tipo de test, todo lo que sea de rápida respuesta a la gente le interesa, porque recibe rápido el diagnóstico. Nos pasaba con el test de VIH, se hacían el test diferido y la mayoría de las personas no iba a buscarlo por miedo, por falta de tiempo, por muchos factores. En cambio, esto permite que la persona se vaya con el resultado. Y si el test es positivo, permite que eso sea la puerta de entrada al sistema de salud para que pueda acceder al tratamiento”, afirmó el director del CUR.
“No solo en Catamarca, en toda  Argentina estamos en la etapa de descubrir los nuevos casos. Se sabe que de cada diez personas que tienen VIH, hay tres a cuatro que no saben que lo portan. Entonces, lógicamente habrá casos nuevos, porque se están descubriendo. A la vez, esto permite que esa persona que es diagnosticada y que es tratada no transmita la enfermedad”.
“El testeo salió del CUR, se descentralizó. Si mal no recuerdo, fue en 2013, y hubo un aumento significativo de pruebas desde entonces. Ello coincide con que el test de VIH se descentralizó, y eso llevó a un aumento de nuevos casos. Sí llama la atención que hace dos o tres años estamos como en una meseta, o sea que son más o menos la misma cantidad de casos nuevos, entre 70 y 80 por año. Por datos estadísticos que se extrapolan de otros lugares, creo que debemos tener un poco más de casos, inclusive por año, de acuerdo a la población que tiene Catamarca. El total acumulativo desde que el CUR existe, que es desde el año 89, es de 750 casos”, aseguró Santillán.
“El programa del CUR, si bien depende de la subsecretaría de Medicina Preventiva, no es meramente preventivo, porque tiene un componente asistencial muy fuerte. Aquí se asiste a los pacientes, se atiende prácticamente a un 70% de los pacientes que tienen VIH en la provincia, y eso es una virtud y un defecto al mismo tiempo. Virtud porque está todo centralizado: el paciente viene, ve el médico aquí y se va con el tratamiento. Pero el defecto es para las personas que están alejadas del CUR, las que viven en otros departamentos. Para ellas significa una movilización. Estamos trabajando en ello, queremos armar un proyecto de descentralización, queremos que el paciente pueda ser atendido en el centro norte, en el centro sur, en otros lugares”.
“Hoy por hoy, la infección por VIH no es propiedad del médico infectólogo. Sí tiene que ser un médico adecuadamente preparado y supervisado. Es importante, porque si solo necesitáramos de los infectólogos para tratar todos los pacientes con VIH del mundo, no daríamos abasto. Por eso se necesita preparar adecuadamente al personal de salud, médicos, enfermeras y demás. Es una etapa inicial en la que estamos, seleccionamos recurso humano”, apuntó.
Por último, en cuanto a la medicación para los pacientes con VIH, Santillán Iturres señaló que “el CUR baja desde Nación la medicación al programa provincial”. “Son antirretrovirales y también asiste sobre otras complicaciones. Bajo tratamiento, en este momento hay alrededor de 140 pacientes”.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »