POLICIALES  3 de julio de 2018

Autopsia: La muerte del pastorcito habría sido violenta

Según la autopsia, Kevin Barrionuevo habría muerto por un golpe en la cabeza con una piedra u otro elemento contundente con punta ovalada, lo que le ocasionó un hundimiento de cráneo. El cuerpo habría sido arrojado en el lugar donde fue hallado el domingo a la tarde.

Durante la jornada de ayer, el médico legista, enfermero y bioquímico que viajaron a Fiambalá llevaron a cabo la operación de autopsia al cuerpo del pequeño pastor, Kevin Barrionuevo de 14 años. El resultado, en principio, resforzaría la hipótesis de la participación de otra persona en su muerte. Es decir que Kevin no se habría caído al barranco donde fue hallado su cuerpo el domingo a las 16:00 sino más bien que alguien lo habría arrojado.

El adolescente, mayor de seis hermanos e hijastro del principal sospechoso, Ramón Nieto, podría haber fallecido el mismo día de su desaparición, es decir el jueves pasado, aún cuando la conservación del cuerpo -falta de rigidez cadavérica y descomposición- no les habría permitido a los especialistas dar un tiempo certero del deceso, para lo cual se habrían solicitado nuevos estudios.   Asimismo el profesional señaló como causa de muerte, severos traumatismos  en el cráneo, que podrían haber sido resultado de una caída accidental, aún cuando la lesión que presentaba en el lado izquierdo reforzó la hipótesis de una muerte provocada. Según trascendió,  la autopsia determinó una lesión en el costado izquierdo del cráneo con un hundimiento, siendo el mismo provocado por el golpe con un objeto contundente, piedra o algún otro objeto con forma ovalada, precisaron las fuentes consultadas.   Si bien dicha lesión podría haber producido al momento de caer por el barranco -en caso de que se tratara de una caída accidental- los especialistas analizaron otros elementos hallados en la escena que permiten armar el rompecabezas y posicionar a su padrastro en el rol de posible autor.   De acuerdo a la información a la que accedió este diario, en la escena donde el baqueano halló el cuerpo sin vida de Kevin los investigadores encontraron unas huellas de pisadas como así también ramas y malezas que estaban esparcidas en el lugar donde estaba el cadáver, “como si alguien las hubiera colocado allí”, refirieron los investigadores.   Ante este panorama, y la posibilidad de que haya sido el padrastro, quien según dichos de vecinos a la policía ejercía malos tratos en la persona se Kevin, la justicia local sospecha que hecho no fue accidental sino más bien, intencional.   Por ello, en las primeras horas de la mañana arribaron a Fiambalá, departamento Tinogasta, personal de la División Homicidios de la policía de la provincia, quienes ayer a la tarde realizaron una pericia guiada en el escenario del hallazgo.   Según trascendió, los investigadores habrían citado a la madre y otros familiares tanto del niño como de su padrastro detenido a quienes preguntaron sobre la relación entre ambos.   Tal como ya lo había dado a conocer en su edición de ayer este diario, la supuesta existencia de malos tratos y mala relación del niño con su padrastro no era desconocida por nadie.   Informada de ello, la justicia local y en concordancia con las demás pruebas (informe de autopsia, acta del lugar del hecho, etc.), resolvió detener a Nieto por el presunto homicidio de su hijastro.   Cabe señalar que desde el momento en que tomaron conocimiento de la “desaparición” de Kevin, las autoridades pusieron bajo la lupa de la sospecha a Nieto, quien en un primer momento fue arrestado el sábado en averiguación del hecho.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »