POLICIALES  11 de julio de 2018

Secuestran otro motor de Moto que debió ser sido destruido

El motor secuestrado seria parte de las 700 motos que la Municipalidad de la Capital ordenó destruir.

Se trata de un motor de motocicleta Yamaha de 125 cc fue secuestrado por personal policial durante un registro domiciliario efectuado el lunes en la localidad de Chumbicha, en el departamento Capayán, y según se informó, formaría parte del lote de 700 motos que la Municipalidad de la Capital ordenó destruir a una empresa privada de La Rioja, de los cuales 28 fueron incautados en otro procedimiento policial realizado el 21 de junio en el departamento Tinogasta tras el cual salió a la luz la grave irregularidad.

Desde Relaciones Institucionales de la Policía informaron que el secuestro del motor fue efectuado después de un trabajo de investigación encabezado por la Fiscalía de Instrucción Nº 3, que en este marco dispuso la aprehensión de un sujeto de apellido Tanquías, de 22 años, propietario de la vivienda inspeccionada.


Se pudo conocer que los uniformados concretaron el operativo en el barrio San Martín de esa localidad y que en la zona habrían sido comercializados más de estos motores.


El hallazgo fortuito de 28 motores durante un operativo de rutina realizado por personal policial y de Gendarmería Nacional sobre la ruta nacional 60, a la altura de la localidad de Copacabana, en el departamento Tinogasta, puso al descubierto que la empresa contratada por la Municipalidad para la destrucción total de un lote de motos que se encontraba en el Corralón Municipal no la llevó a cabo.


La contratista habría comercializando las motopartes transgrediendo lo dispuesto por la legislación vigente y el contrato firmado con la comuna cuyos términos aún no se dieron a conocer.   


En esa oportunidad dos hombres de apellido Frogel, quienes trasladaban los motores en una camioneta, informaron que los compraron a la empresa Telestar de La Rioja -contratada por la Municipalidad-, que los tenían para la venta y que ya habían vendido varios motores en localidades del interior de La Rioja. En ese momento, desde la comuna anunciaron la rescisión del contrato con Telestar, mientras que desde Fiscalía Municipal aseguraron que la Municipalidad no tiene ninguna responsabilidad sobre el destino de las motopartes y que "sin perjuicio de la investigación penal y de la plena colaboración que la comuna prestará a la Justicia, se iniciará una investigación administrativa para determinar qué controles pudieron fallar para que la operatoria no se diera bajo lo establecido en el contrato". Por su parte el bloque de concejales del FCS-Cambiemos intentó avanzar en una convocatoria a la secretaria de Hacienda de la comuna, Susana Peralta, para que brinde explicaciones sobre el contrato pero no logró reunir quórum.


Otras fuentes de la provincia de La Rioja vinculadas con la causa informaron a El Ancasti que la empresa continuaría comercializando motores obtenidos tras el desguace de las motocicletas del Corralón en Catamarca. También se pudo conocer que otras partes de esas motos son vendidas actualmente como repuestos. 


La venta sería efectuada sin la emisión de documentación que acredite el origen de las motopartes en perjuicio de quien las adquiera ya que su existencia es ilegal y ante un control policial o de Gendarmería, el rodado podría ser secuestrado.

 

FUENTE EL ANCASTI

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »