LOCALES  3 de agosto de 2018

Gafas de simulación para concientizar sobre el consumo excesivo de alcohol

El ministerio de Salud presentó un novedoso sistema de concientización y prevención de consumo de alcohol, las gafas de simulación de distintas graduaciones de alcohol en sangre, de día o de noche.

Las gafas, adquiridas a través del programa SUMAR, son una herramienta interactiva de simulación, que reproducen diferentes niveles de graduación de alcohol en sangre, permitiendo experimentar la manera en que el consumo de sustancias psicoactivas afecta los sentidos en actividades comunes.

La utilización de las gafas en estado de sobriedad y modo seguro, reproducen la distorsión de la realidad que se genera tras haber consumido alcohol u otras drogas, distorsiones como aumento de tiempo de reacción, confusión, problemas visuales, alteración de la percepción, de profundidad y distancia, falta de juicio o reducción de la visión periférica, entre otros.

Próximamente, las gafas serán exhibidas en plazas y espacios de concentración para que los ciudadanos puedan comprobar y reproducir el sistema. Se busca llegar a la mayor cantidad posible de personas.

En la oportunidad, el ministro de Salud de la provincia, Ramón Figueroa Castellanos, explicó que “hoy elegimos chicos de las escuelas y periodistas que nos acompañan, primero para ver cómo reaccionan los chicos, porque después queremos instalar esto en las plazas; y la gente de los medios que también tenga su experiencia para que después lo puedan contar en primera persona”.

En relación a la problemática del alcoholismo, el ministro dijo: “Queremos instalar estas actividades los viernes a la tarde-noche en las plazas, en todo esto que nuestros adolescentes y jóvenes llaman la previa. Se está trabajando mucho, y cada vez que hablamos de adicciones vuelvo a un solo lugar que es la familia. Los datos que vimos el otro día del Sedronar, el nivel de alcohol en los adolescentes sobre todo, que es alarmante, me enoja con la familia. Resulta ser que los padres con los hijos se sientan y toman juntos, como si fueran amigos, y el padre termina iniciando al hijo en esta costumbre que es legal, que está aceptada socialmente y aceptada culturalmente. El último eslabón que nos quedaba es este, iniciar en la bebida a los chicos. Tenemos que reflexionar como comunidad”.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »