DEPORTES

16 de marzo de 2016

La MSN se gana los cuartos

El campeón de Europa vuelve a estar entre los ocho mejores del continente

El Barcelona volvío a vivir una noche feliz ante el Arsenal, aunque le tocó sudar más de la cuenta. Desde la final de 2006, pasando por la exhibición de Messi en 2010, en la que firmó cuatro goles hasta esta noche, enfrentarse a los 'gunners' supone para el Barça disfrutar de buenas noticias, cosa que en un equipo que atraviesa un estado de forma superlativo, acumulando 37 partidos consecutivos sin perder, es el pan de cada día.

Wenger, cuestionado estos días sobre su continuidad al frente del Arsenal después de 20 años, planteó un plan de acción para sorprender al Barça e intentar una remontada inverosímil. El conjunto londinense salió con ardor, ahogando la zona de creación azulgrana y sumando gente en ataque. Ozil con una arrancada y Elneny tras una competición de velocidad punta entre Jordi Alba y Bellerín, avisaron que el peligro era real.

Sin embargo, el que perdona ante el Barcelona lo acaba pagando. Un pase magistral de Neymar a un control no menos bueno de Messi que terminó desactivando Ospina fue el preludio del gol del brasileño, clave para acercar la eliminatoria. Koscielny se entretuvo demasiado en la salida, Busquets robó, Luis Suárez prolongó y Neymar ejecutó.

Entonces los azulgrana recularon varios metros y el Arsenal lo aprovechó para sacudirse cualquier presión y lanzarse con todo al ataque. Flamini desde lejos, Iwobi con un disparo dentro del área y Alexis de un cabezazo que se marchó fuera por poco, agitaron a una defensa que se iba a ver superada en el inicio de la segunda parte. Alexis, con ganas de reivindicarse allí donde no pudo triunfar, progresó por la derecha para ponerla sobre la carrera de Elneny. El egipcio la colocó en la escuadra de primeras para añadir un poco de picante a la eliminatoria.

A partir de ahí llegó un intercambio de golpes que creó cierta incertidumbre en el Barcelona. La ventaja era razonablemente cómoda, pero la sensación de que un gol del Arsenal se convertía en una amenaza real era palpable en el Camp Nou.

Pero el conjunto culé tiene dinamita arriba y Luis Suárez apretó en detonador en el momento preciso para disipar todas las dudas y asegurar el pase a cuartos por noveno año consecutivo. Alves centró sobre el uruguayo, que con una volea inapelable acabó con las esperanzas del Arsenal y firmó su gol número 43 en en 42 partidos. Casi nada.

Messi fue el último en sumarse a la fiesta. Rebañó un balón en el área para picar el balón ante Ospina y firmar una vaselina que iba a significar el 3-1 definitivo.

Ahora el Barcelona afronta el reto más complicado. Nadie ha logrado ganar dos Champions de manera consecutiva y los hombres de Luis Enrique han aceptado el envite. De momento están un año más entre los ocho mejores de Europa y con el hambre de hacer historia intacta.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »