OPINIÓN

7 de mayo de 2017

Sobre el video polémico filmado en Santa Fe en la Universidad

¿Por qué damos por cierto lo que vemos en redes sociales? Tras la rápida viralización del video ficticio filmado en instalaciones de la Universidad Nacional del Litoral, en lugar de criticar a las protagonistas del mismo, deberíamos llamarnos a la reflexión: ¿Cuál es nuestro grado de responsabilidad al no chequear algo que aparece en las redes? ¿Por qué no corroboramos la información en esta era de la posverdad?

Un video filmado en instalaciones de la Universidad Nacional del Litoral tuvo una enorme repercusión en la ciudad de Santa Fe el jueves por la noche.

Se trata de un video de un minuto de duración, que muestra a dos estudiantes caminando por los pasillos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la mencionada casa de estudios.

Mientras las dos chicas festejan ante la cámara de su celular haber aprobado una materia, de fondo el supuesto cuerpo de un hombre se arroja al vacío, generando el pánico en las dos mujeres.

Y son varias las cuestiones que se pueden reflexionar al respecto.

Por un lado, cabe preguntarse hasta dónde llega el grado de responsabilidad social de la gente cuando ve algo que aparece en las redes sociales. ¿Cómo procede una persona cuando ve algo que le genera cierta sospecha? ¿Trata de corroborarlo, de buscar en varios medios, en las mismas redes y en todo tipo de fuentes? ¿Realmente lo hace? ¿O lo da por sentado y lo reenvía?

Esto que algunos medios rápidamente llamaron “video de un falso suicidio” -y no fue más que una actuación, en la cual siquiera se intuye con claridad que sea un suicidio- es un llamado de atención, y no sólo para los comunicadores sociales, sino para la sociedad en general.

La semana pasada, se cayó WhatsApp, pero no en Argentina, sino en todo el mundo, y rápidamente se viralizó un falso mensaje de cómo hacer para que la red de mensajería no comience a ser paga y siga siendo gratuita para los usuarios. “Karelis Hernández, directora de WhastApp”. No hacía falta ser muy avispado para entender que era un mensaje tan falso como aquellos e-mails donde nos ofrecen dinero desde algún país remoto de medio oriente.

¿Qué hacemos cuando vemos algo en las redes sociales? ¿Debemos o no reenviarlo? ¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué no corroboramos la información con varias fuentes?

Tras la inmediata repercusión, en Facebook se criticó fuertemente a las dos chicas, protagonistas del video, que se prestaron para esto. ¿Por qué? Sinceramente, si estas dos chicas y el resto de los actores se prestaron para que pensemos en la falsedad de lo que diariamente compartimos y que damos por cierto, realmente, quizás deberíamos darles la derecha. Por hacernos pensar un poco en esta era de la posverdad.

Agencia de Noticias DERF

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »