SOCIEDAD  6 de diciembre de 2018

Piden informes sobre los controles contra la venta en Internet de medicamentos para realizar abortos

Una legisladora nacional quiere saber si las autoridades sanitarias controlan la venta de misoprostol de manera online. Además, reclamó que la ANMAT explique los motivos para permitir su venta en farmacias.

En agosto de este año, las autoridades nacionales cambiaron los parámetros para el uso del misoprostol, y autorizó su venta en farmacias, para fines ginecológicos.

La decisión fue reclamada durante el tratamiento de la ley de aborto legal, y vino de la mano de la producción de una versión nacional del Laboratorio Domínguez. Este medicamento estará disponible a fin de año, según informó la empresa.

Mientras se espera este suceso, una legisladora quiere saber si existen controles para evitar la venta de este medicamento –y la versión actual del mercado –por Internet. En el país, la venta de fármacos online está prohibida, ya que sólo las farmacias pueden realizar ese servicio. “el medicamento deberá ser utilizado siguiendo una estricta observación de la dosis y régimen recomendados”, advierte en pedido de informes. 

La alerta sobre la venta ilegal del misoprostol la realizó la senadora nacional por Salta Cristina Fiore, quien presentó un proyecto de comunicación para solicitarle al gobierno nacional que se detalle si se realiza “algún control respecto de la venta por Internet de esta especialidad medicinal”. Además, la legisladora quiere saber si algún organismo dependiente del Poder Ejecutivo adquirió misoprostol a través del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). El pedido se da luego que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) decidió autorizar la venta en farmacias de una versión ginecológica nacional del misoprostol, el fármaco usado para realizar abortos seguros. Fiore –que se apuso a la ley de aborto legal –pidió que se expliquen las razones por las cuales se modificó el criterio de expendio, se detallen los laboratorios que se encuentran autorizados actualmente para la provisión de Misoprostol, las partidas autorizadas los últimos cinco años y su seguimiento y fiscalización por instituciones en cada provincia. 

La senadora advierte “el nivel de cuidado que requiere la utilización del Misoprostol de acuerdo al detalle de la Acción Farmacológica del producto en donde se indica que debe “administrarse con precaución” en caso de pacientes con epilepsia o antecedentes de epilepsia, enfermedades renales o hepáticas, enfermedades cardiovasculares, hipotensión, historial de cesárea o cirugía mayor uterina. Refiriéndose en otra parte también a ciertos cuidados a tener en cuenta en caso de desnutrición y anemia”. Finalmente se señala en los fundamentos que “un tema no menor es la advertencia en la que expresamente se indica: deberá ser utilizado siguiendo una estricta observación de la dosis y régimen recomendados. Asimismo debe ser utilizado únicamente en centros hospitalarios con acceso a cuidados intensivos y cirugía de urgencia”. 

La disposición 6726/2018 de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) permitirá que Laboratorios Domínguez produzca una versión hospitalaria de misoprostol, para fines gineco-obstétricos. Si bien en el mercado negro se puede encontrar el fármaco para realizar abortos medicamentosos, en el país este tratamiento sólo puede venderse para otros fines. Por eso, incluso en algunas provincias como Mendoza se retiró de las farmacias, para restringir su acceso. Ahora, como consecuencia del debate del proyecto de ley de despenalización de esta práctica, la agencia reguladora dio el primer paso para permitir su uso masivo. Según el texto, la ANMAT autoriza a la firma nacional a producir “la especialidad medicinal que se denominará Misop 200, la nueva concentración de misoprostol 200 ug, forma farmacéutica comprimidos vaginales". 

El misoprostol es el método más utilizado para realizar abortos seguros en el país y en el mundo. Si bien fue desarrollado para la prevención de úlceras gástricas, por haberse demostrado su eficacia y perfil de seguridad para el tratamiento del aborto, desde marzo de 2005 este fármaco integra la lista de medicamentos esenciales de la OMS. “El aborto en el primer trimestre es farmacológico. No se van a abarrotar los hospitales de mujeres que buscan abortar, porque en esa etapa la interrupción es prácticamente domiciliaria”, le dijo al diario Clarín Mario Sebastiani, miembro de la División Ginecología y Obstetricia del Hospital Italiano de Buenos Aires y uno de los principales referentes médicos a favor de la sanción del proyecto. “Así es como se hacen los abortos hoy. Las mujeres están autoadministrando su propio aborto y lo que necesitan de nosotros es el acompañamiento, el control y la analgesia, en caso de que fuera necesaria”, añade.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »