LABORALES  7 de enero de 2019

Incertidumbre y Preocupación en Trabajadores de Radio Nacional

Los trabajadores de la emisora estatal iniciaron el 2019 en estado de alerta y movilización en rechazo a la firme decisión del gobierno de vaciar los medios públicos.

Los trabajadores de Radio Nacional atraviesan la peor crisis desde que asumió el gobierno de Cambiemos, que en estos 3 años de gestión se empeñó en licuar los salarios de los trabajadores estatales, con especial énfasis en los comunicadores, periodistas y locutores de los medios públicos.

Hasta el viernes pasado la radio no salió al aire en Buenos Aires y Capital Federal, donde se concentra el nucleo más fuerte de resistencia. Diferente es la situación en las provincias, en donde el apriete y la persecusión golpea con más fuerza. En Catamarca, si bien apoyan el plan de lucha, la programación se emite de manera habitual a la espera de alguna resolución favorable que parece nunca llegar.

Con una paritaria vencida en abril, el gobierno quiere dejar en el pasado todo el año 2018 y discutir solamente incrementos salariales -no retractivos- para el 2019. Hasta aquí, el único ofrecimiento que propusieron es por un 15% de aumento, a pagarse en 3 cuotas consecutivas, en enero, febrero y marzo, sin claúsula gatillo y sin posibilidad de reapertura de paritarias.  

Es así que los empleados de la emisora iniciaron el 2019 con sueldos del 2017, atravesados por una inflación que en 2018 rozó el 50%. "Nos dijeron que es imposible tratar aumentos salariales o mejorar las condiciones laborales porque no hay dinero para los medios públicos. Hay mucho apriete, persecusión y explotación. Esta complicado", denunciaron.

En este contexto, los trabajadores de la emisora del Estado mantendrán hoy nuevas asambleas en todo el país para definir el destino de las medidas de fuerza con las que buscan poner fin al plan sistemático de ajuste que lleva adelante el gobierno nacional. "La Asamblea de Trabajadores de Radio Nacional se encuentra llevando adelante medidas de acción directa en consecuencia de la falta de negociación paritaria después de 250 días (más de ocho meses) de vencido el último acuerdo firmado en abril de 2017, el cual no alcanzó el 23% quedando por debajo de la inflación de dicho año. En un marco inflacionario que rozó el 50% en 2018, nuestros salarios han sufrido una quita de iguales proporciones, mientras que el Ejecutivo Nacional, para este mismo período, dispuso un aumento del 25% para sus funcionarios", expreson mediante un comunicado.

Además de esta situación, los trabajadores debieron soportar durante gran parte del año pasado que la patronal atrase el pago de los salarios, que se niegue a pagar aguinaldo y vacaciones, y ni hablar de los días feriados trabajados impagos y falta de pago de guarderías, entre otros sentidos reclamos.

El panorama se complica si recordamos que durante julio y agosto del 2018 el Gobierno quizo imponer en todos los medios públicos el plan de retiro voluntario y el de jubilaciones anticipadas, una suerte de despidos encubiertos a través de los cuales intentó desligarse de sus empleados. Felizmente, la resistencia y unidad de los trabajadores y la presión de los gremios lograron que se de marcha atrás con estas intenciones, aunque la posibilidad de que las autoridades retomen esta iniciativa continúa latente

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »