ELECCIONES 2019

24 de marzo de 2019

Cómo quedan La Rioja y Río Negro después del fallo de la Corte que impide la reelección de sus gobernadores

Sergio Casas pegó un portazo y salió de su despacho. Enojado por haber seguido un camino que lo llevó a este final, dejó de hablar con sus funcionarios y hay quienes dicen que hasta le pediría la renuncia a todo su gabinete.

Sergio Casas pegó un portazo y salió de su despacho. Enojado por haber seguido un camino que lo llevó a este final, dejó de hablar con sus funcionarios y hay quienes dicen que hasta le pediría la renuncia a todo su gabinete. No puede reelegir y eso, para un gobernador peronista, es letal. Es como pasar al ostracismo. Además, con la derrota política, se queda con poco margen para imponer un sucesor.   En Río Negro, Alberto Weretilneck también se rinde. Alcanzado por el mismo fallo adverso de la Corte Suprema, por estas horas está dispuesto (y obligado) a revisar la estrategia y se resigna a que su nombre no esté en la boleta.   Son los dos lados de una misma página: dos gobernadores que quisieron aspirar a un tercer mandato y se encontraron con el límite que les puso la Corte Suprema, la máxima instancia judicial del país. Aunque cueste creerlo, no lo esperaban. Y ahora tienen que apelar a sus planes de contingencia. En caso de que los tengan.   La Rioja   El “plan B” original de Casas era impulsar a Florencia López, la intendenta de Arauco. Pero se presenta un dilema. En el peronismo recupera peso la figura de Luis Beder Herrera, que no sólo fue su antecesor sino que además lo ungió como gobernador en 2015. Desde afuera, Beder iba a enfrentar a Casas bajo el sello del Partido Demócrata Cristiano. Mal que le pese a Casas, a raíz del fallo de la Corte se abre una ventana: la unidad con Beder para retener el gobierno y ganarle al candidato de Cambiemos, Julio Martínez.   “Depongo cualquier actitud personalista o construcción individual en aras de que podamos todos juntos encontrar el camino de la unidad que los riojanos nos exigen”, propuso Beder en una comunicación pública. ¿Podría traducirse en la fórmula Beder-López, que es la candidata de Casas? Es una posibilidad.   Beder cree que Casas, a quien ahora define como su “hermano y compañero de ruta”,  fue llevado a esta situación por un “oscuro personero extraño al peronismo” que le sugirió la enmienda constitucional. Se refiere a Gastón Mercado Luna, el secretario de la Gobernación y miembro del Superior Tribunal de Justicia de La Rioja. En el peronismo lo ven hoy como uno de los “monjes negros” que hicieron que Casas cayera por este espiral.   “A veces todos nos equivocamos y nos dejamos llevar por personas que creemos amigos y sólo buscan su interés personal. Esos no son peronistas. Sos fundamental, hermano Sergio, para encontrar un camino juntos para derrotar a quienes van a traer solo hambre y pobreza a nuestra provincia”, intentó componer Beder. El escenario está abierto. Igual que el calendario electoral, que sigue sin fecha.   Río Negro   Weretilneck no sufre disputas internas, y eso puede ser un valor. Pero tiene un conflicto abierto. Como cabeza de un armado provincial, siempre operó como un gobernador “satélite” de Cambiemos (en las elecciones de 2017, sin ir más lejos, bajó su lista de legisladores para no entrar en cortocircuitos con la Casa Rosada). Ahora podría avanzar en un acuerdo con el poder central para encontrar un candidato para su frente, que se llama “Juntos”. No es lo que dice.   "Esto no termina acá, los rionegrinos tienen claro que tenemos que defendernos y no permitir que desde Buenos Aires nos manejen nuestros intereses", arengó este viernes al conocer el fallo, en una proclama federalista. Lo sigue de cerca el intendente kirchnerista de General Roca y candidato de la “unidad” del peronismo, Martín Soria.   Pero Cambiemos tiene su propia candidata a gobernadora, que es la diputada radical Lorena Matzen. En caso de que Mauricio Macri decida avanzar en un acuerdo para no arriesgarse a perder la provincia a manos del peronismo, el Ministerio del Interior deberá calibrar muy bien esta definición si no quiere enojar (una vez más) a la UCR.   Por lo pronto, Weretilneck tiene 48 horas para encontrar un candidato. ¿Podría ser Arabela Carrera, la que iba a ser su vice? Por ahora reina la incertidumbre sobre los nombres. Lo que no va a cambiar es el calendario electoral. Las elecciones son el 7 de abril. Y ahí quedaron.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »