CIENCIA

13 de junio de 2019

¡Fin del misterio! Descubren la causa de los enormes agujeros de la Antártida

El fenómeno fue visto por primera vez hace más de 40 años, y trajo una enorme curiosidad entre científicos y reporteros. Qué es lo que ocurre.

El área de la Antártida sigue dando nuevas sorpresas y lugar a nuevas investigaciones. En esta ocasión, científicos y reporteros profundizaron sobre las “polinias”, enormes agujeros rodeados de hielo marino.   Por primera vez, los oceanógrafos de la Universidas de Washington lograron analizar esta formación generada en la superficie del mar de Weddell. La investigación de la revista Nature exploró por qué este agujero aparece solo en algunos años y qué papel podría jugar en la circulación oceánica más grande. “Pensamos que este gran agujero en el hielo marino, conocido como polinia, era algo raro, tal vez un proceso que se había extinguido. Pero los eventos en 2016 y 2017 nos obligaron a revisarlo”, dijo Ethan Campbell, estudiante de doctorado de la UW en Oceanografía.   La “polinia”, que significa “agujero en el hielo”, se debe a una combinación de factores, y puede formarse cerca de la costa: “Uno de ellos es la inusual situación del océano y el otro una serie de tormentas muy intensas que se arremolinaron sobre el mar de Weddell con vientos casi huracanados”. Pero también puede aparecer lejos de la costa, donde durante meses actúa como un oasis para que los pingüinos, las ballenas y las focas emerjan y respiren. Durante los años 70, un área del tamaño de Nueva Zelanda se mantuvo libre de hielo durante tres inviernos antárticos.   Pero el que más llamó la atención fue el visto en 2017, con una brecha de 50.000 kilómetros cuadrados que apareció entre septiembre y octubre.    En el estudio se utilizaron observaciones del proyecto de Modelización y Observaciones del Carbono y el Clima en el Océano Sur , para monitorear las condiciones antárticas: “Este estudio muestra que esta polinia es en realidad causada por una serie de factores que tienen que alinearse todos ellos para que ocurra”, escribió el coautor Stephen Riser. Según la investigación, cuando los vientos que rodean a la Antártida se acercan a la costa, promueven una mayor mezcla ascendente en el Mar de Weddell oriental: “En un año cualquiera, puedes hacer que ocurran varias de estas cosas, pero a menos que las obtengas todas no obtienes una polinia”, agregó Riser.   Si la superficie del océano es especialmente salada, las fuertes tormentas de invierno pueden desencadenar un vuelco en la circulación. En ese sentido, el agua más cálida de las profundidades se agita en la superficie, es enfriada por el aire y se hace más densa que el agua de abajo. Allí se crea un circuito de retroalimentación en donde el hielo no puede reconstruirse: cuando el agua se hunde, un agua profunda relativamente más cálida la reemplaza.   “En este momento, se cree que la mayor parte del agua del fondo se está formando en la plataforma antártica, pero estas grandes polineas marinas podrían haber sido más comunes en el pasado. Necesitamos mejorar nuestros modelos para poder estudiar este proceso, que podría tener implicaciones climáticas a mayor escala”, destacó Riser.   Además, destacaron que las polinias grandes y duraderas también pueden afectar a la atmósfera, dado que las aguas profundas contienen carbono de formas de vida que se han hundido durante siglos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »