SOCIEDAD

14 de octubre de 2015

BARILOCHE: Policías y parteros

A las 22.30 aproximadamente, el personal policial que se encontraba en el puesto de ruta 40 y Pasaje Gutiérrez debió asistir a una mujer que llegó en trabajo de parto, en un vehículo conducido por su pareja. En pocos instantes, tuvo un varón en el asiento del auto.

La pareja llegó justo en el momento del nacimiento al puesto policial, de modo que no hubo mucho tiempo para explicar nada, porque la mujer ya estaba en trabajo de parto y rápidamente dio a luz. Los efectivos asistieron a la mamá que en pocos segundos ya estaba con el bebe en brazos. 

Los agentes Gabriela Pérez, Eduardo Sanabria y Ariel Rico estaban en el puesto y enseguida se sumaron la sargento Mirta Carrasco y el cabo Javier Nievas, que llegaron en un móvil policial.

Sanabria comentó que a las 22.35 se encontraron con el Fiat Duna que clavó los frenos. En diálogo con los medios contó que descendió un menor diciendo que en el interior del auto había una mujer en trabajo de parto. Al abrir la puerta del acompañante, ya estaba "medio bebé afuera". Salen los dos compañeros y notifican al 911 para que envíe una ambulancia. "Terminamos con la labor de parto, termina de salir  la criatura y se acerca otro móvil, se ata el cordón y la sargento Carrasco lo corta. Pocos minutos después llega personal de bomberos y ambulancia, que proceden a terminar con la tarea", relató.

Carrasco destacó que es la primera vez que le ocurre algo así, en más de diez años que está trabajando. Comentó que contaban con conocimiento teórico sobre cómo actuar, pero nunca habían vivido esta situación. Cortó el cordón con un cuchillo de mesa. "Pensás el tema del elemento que hay que manipular, pero sabemos que es necesario hacerlo en un tiempo prudente", enseguida "envolvimos a la criatura con frazadas, mantas y camperas, lo que teníamos en el momento". No dudó en afirmar que están "más que contentos". Destacó que la familia se portó muy bien y en ningún momento impidieron nada de lo que estaban haciendo.

Explicaron que en todo momento se trató de abrigar al bebé y darle motivación para que llorara. Cuando llegaron los bomberos procedieron a sacarle el líquido de la boca y asistirlo.

"A mi compañera se le caían las lágrimas, la tranquilidad que tuvo mi compañero para agarrar su cabecita fue muy importante", comentaron y agregaron que fue muy "emocionante". 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »