LOCALES

21 de octubre de 2015

Realizaran simulacro de emergencia en el aeropuerto

Las autoridades involucradas avanzan en las reuniones preliminares para realizar un simulacro, que para que cumpla su objetivo tendrá la particularidad de que no se informará previamente el día y el momento en que se llevará a cabo.

Una importante tarea de carácter preventivo se está realizando para optimizar la respuesta de la Provincia ante un eventual problema en el aeropuerto local, con participación conjunta de diversos organismos que se ocupan de evaluar todas las posibilidades para definir cómo se trabajaría en caso de presentarse una emergencia.

Las autoridades involucradas avanzan en las reuniones preliminares para realizar un simulacro, que para que cumpla su objetivo tendrá la particularidad de que no se informará previamente el día y el momento en que se llevará a cabo. Naturalmente, sabrán que es un simulacro, pero deberán responder en el acto para comprobar si cada actor reacciona de la manera correcta y ajustar los detalles necesarios.

Para avanzar en esta labor participan autoridades del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME), la Dirección Provincial de Aeronáutica, la División Bomberos de la Policía de Catamarca y el Aeropuerto “Felipe Varela”.

Guillermo Dré, director de Aeronáutica, recibió al médico Norberto Bazán, director del SAME, en el aeropuerto, donde analizaron diferentes circunstancias, ya que las emergencias pueden ser de diferente naturaleza y magnitud: desde la descompostura o un accidente de un pasajero en particular hasta un aterrizaje de emergencia de un vuelo con otro destino, pasando por inconvenientes mayores como un despegue o aterrizaje problemático.

Además de preparar constantemente a su respectivo personal, Bazán y Dré coordinaron otras acciones, como por ejemplo cronometrar el tiempo de traslado de vehículos de asistencia. Se determinó así que desde la sede del SAME Capital en Mota Botello y Caseros hasta el Aeropuerto, una camioneta tarda 12 minutos y una ambulancia 15 minutos, trasladándose por El Pantanillo. En caso de tomar otra vía se tardan dos minutos más.

Diferentes aspectos del trabajo fueron analizados, como el área de acción de cada uno. Por ejemplo, que las ambulancias no deben llegar al lugar de un hipotético impacto, sino que allí actúan los bomberos y son ellos los encargados de retirar personas para que las asistan los médicos.

Si bien son aspectos en algunos casos muy técnicos, el protocolo de acción y el orden, así como su permanente revisión, son importantes porque en caso de que sucediera algún hecho grave, cada minuto sería vital.

Catamarca que, lamentablemente, enfrentó en los últimos años diversas y muy serias situaciones de emergencia –desde accidentes a catástrofes naturales-, fue reconocida incluso a nivel nacional por su respuesta ante cada situación, como el alud que afectó a El Rodeo y Siján, las inundaciones en Santa Rosa o incluso el accidente del ómnibus de hace pocos días en el cerro.

Para alcanzar estos resultados, cuyo éxito puede significar salvar vidas humanas, la improvisación es el mayor enemigo y los trabajos preventivos se tornan imprescindibles. Ese es el sentido de las acciones que se llevan adelante, en este caso en el aeropuerto.

La seguridad en el Aeropuerto mejoró recientemente, tanto con la incorporación del nuevo VOR como con el vehículo especial de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) que puede actuar ante un incendio junto a los bomberos.

 

Aviones sanitarios

Bazán y Dré observaron también detalles para el traslado aéreo de pacientes en riesgo a otros centros de atención.

Se precisó que la Provincia tiene disponibles y activos ante alguna emergencia tres aviones sanitarios, ya que además del avión sanitario los aparatos que se usan para vuelos comunes, pueden fácilmente adaptarse para llevar camillas especiales.

Listos para volar están un Cheyenne II biturbo hélice con cabina presurizada, un Navajo Chieftain y un Metro III que no estaba en el aeropuerto porque se le está realizando mantenimiento en Buenos Aires. La inspección determinó que se pueden ubicar una y hasta dos camillas por avión (según el modelo), y también incubadoras especiales. Existe además un respirador ya instalado que puede dar oxígeno tanto a un recién nacido como a una persona de 120 kilogramos de peso, entre otros equipamientos.

Simultáneamente se capacitan aeroevacuadores, que son médicos y enfermeros especialmente entrenados para actuar durante el vuelo.

En conjunto, existen elementos necesarios para responder ante un hecho grave, con equipos y profesionales preparados, que asumen su función con responsabilidad para actuar cuando sea necesario; más allá de que es deseo de todos que no tengan necesidad de hacerlo.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »