SALUD

21 de junio de 2018

Las mandarinas pueden ayudar a combatir la obesidad y la diabetes

Una buena noticia, que puede dar esperanzas a quienes padecen tales enfermedades, ya que se ha descubierto que las mandarinas pueden ayudar a combatir la obesidad y la diabetes así como como la aterosclerosis, responsable en algunos casos de ictus y ataques cardíacos.

La sustancia que parece combatir dichas enfermedades, es un flavonoide llamado nobiletina presente en las mandarinas, con el que están experimentando unos científicos de la Universidad de Ontario Occidental en Canadá, habiendo publicado los primeros resultados en la revista Diabetes.     Los investigadores alimentaron a dos grupos de ratones con una dieta alta en grasas y azúcares simples, pero a uno de los grupos de ratones con que hicieron el experimento, le añadieron nobiletina en la dieta.       El primer grupo se volvió obeso y mostró todos los síntomas asociados al síndrome metabólico: colesterol y triglicéridos elevados, niveles elevados de insulina y glucosa en sangre e hígado graso. El segundo grupo de ratones, no experimentó aumento en los niveles de colesterol, triglicéridos, insulina o glucosa y ganaron peso de forma normal.     La nobiletina previno la acumulación de grasa en el hígado del segundo grupo de ratones, al estimular el gasto del exceso de grasa y en la inhibición de los genes responsables de la producción de grasa.   Según explicó el responsable del estudio, “los ratones tratados con nobiletina estaban protegidos frente a la obesidad, y también quedaron protegidos del riesgo de la aterosclerosis, o acumulación de placa en las arterias, que puede conducir a un ataque cardiaco o ictus”.     Ojalá sigan avanzando estos estudios con este componente de las mandarinas, que quizás permitan vislumbrar futuras mejoras en la calidad de vida de las personas que sufren estas enfermedades.   De las frutas se dicen muchas cosas: se piensa que no son buenas para las personas con Diabetes debido a su alto contenido de azúcar, además hay otros mitos como que no se pueden comer después de las 5 de la tarde.   La realidad es que debemos consumirlas por ser altamente nutritivas, ricas en fibra, vitaminas y minerales y además, deliciosas. Existe una gran variedad de frutas que puedes escoger, lo mejor es hacerlo de acuerdo a la temporada, pues están mucho más maduras y aportan exactamente lo que tu cuerpo necesita. En invierno es una gran recomendación consumir cítricos como el limón, la naranja o la mandarina, por citar algunos ejemplos, ya que éstas ayudan a fortalecer a tu sistema inmune.     Recuerda: es mejor consumir la fruta que el jugo, pues éste contiene demasiado azúcar.   ¿Cuáles son los beneficios de la mandarina? Los productos cítricos comprenden cuatro grandes familias: limones, toronjas, naranjas y mandarinas. Ésta última se considera el cítrico más afín a la naranja y su origen es chino, pero hoy su cultivo se extiende prácticamente a todo el mundo. A diferencia de otros cítricos, la mandarina casi no tiene azúcar y su contenido en agua es mayor que en el resto de los cítricos; posee importante cantidad de vitamina C, con un aporte calórico del 49%, algo menos que el de la naranja, que es 61%. El contenido vitamínico de las distintas variedades de mandarina es bajo si se compara con otros cítricos, ya que sólo contiene un tercio de vitamina C en relación a la naranja.     Aporte nutrimental de la mandarina   Sin embargo, tiene muchas otras cualidades:   Es rica en fibra, y  vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y C. Contiene hierro, mineral que ayuda en la formación de enzimas que intervienen en reacciones químicas en todo el organismo, y es indispensable en la correcta utilización de las vitaminas del complejo B.   Su alto contenido en bromo favorece el sueño y convierte a este pequeño fruto en alimento ideal para la cena. Al igual que otros cítricos, es buena para prevenir resfriados y para aliviar problemas de circulación sanguínea. Tiene buena dosis de magnesio, elemento indispensable para la correcta asimilación de calcio y vitamina C, así como el buen funcionamiento nervioso y muscular, además de que fomenta el desarrollo de la flora intestinal y permite la absorción de nutrientes.   Aumenta la secreción de bilis, lo cual favorece la digestión de grasas y eliminación de residuos tóxicos, y colabora en la cicatrización de heridas y formación del esmalte dental.   Tiene más agua que la naranja y menos carbohidratos, por lo que es ideal si quieres hacer dieta. Tienen una buena cantidad de ácido fólico o vitamina B9, que es un elemento vital en la etapa de crecimiento.   Contiene calcio y fósforo, los cuales son vitales para la formación de los huesos y dientes, y de suma importancia para la producción de energía a través de los alimentos, así como para la constitución de las células.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »