POLITICA

25 de enero de 2019

Piden separar al embajador en Alemania

Edgardo Malaroda, ministro con rango de embajador en ese país europeo, se encuentra sumariado junto a su jefe de Administración, Eduardo Lorenzo. Su proceso de investigación fue dilatado especialmente por las autoridades de la cancillería, al sólo fin de "salvar" al funcionario cuestionado.

En el Boletín Oficial del miércoles fueron publicados solo dos de los diez ascensos a embajadores de la lista aprobada por el Senado. La estrategia que deliberadamente está llevando a cabo el Canciller Jorge Faurie es la de fraccionar la aprobación de cada uno de los pliegos de los diplomáticos con el único fin de que pase inadvertido el decreto del cuestionado Malaroda

En ese orden, el departamento de Recursos Humanos de la Cancillería, trasladó solo una de las denuncias contra el diplomático a la División de Sumarios. La primera carta del Chofer de la Representación quedó archivada en el 4to. piso de Esmeralda 1212.

Profesionales del tema aseguran que era la más contundente e incriminatoria, ya que iba más allá del maltrato y aseguraba el uso indebido de recursos del Estado Nacional y malversación de fondos.

En esa carta, tal como adelantó Crónica, el chofer Darío Rabilero Campos denuncia que fue obligado "en reiteradas oportunidades a cargar el auto particular del Embajador con la tarjeta de cuenta corriente de la empresa Shell de la Embajada".

Ésto, según la presentación, "puede ser fácilmente comprobable en los estados de cuenta de dicha empresa, ya que la totalidad de la flota automotor de la embajada funciona a diésel y el auto privado del embajador, a nafta".

En cuanto al "hostigamiento psicológico hacia todo el personal", la denuncia apunta fundamentalmente contra la esposa del embajador y el jefe de personal, Eduardo Lorenzo, quien sería amigo de Malaroda.

La presentación habla de "gritar y tratar de manera ofensiva al personal de inferior jerarquía", "extensión de horario laboral por motivos infundado o arbitrarios, como conducir a la señora Albanesi a turnos médicos en días feriados", "amenazas repetidas con despidos infundados" o la prohibición de caminar por el jardín de la Residencia.

Fuentes del gobierno habrían señalado que la decisión de remover a Malaroda de su cargo ya estaría tomada por la casa Rosada. Incluso ya se sabe que las denuncias se encuentran presentadas ante el gobierno de Angela Merkel

Es menester señalar que esta situación al involucrar a ciudadanos alemanes podría generar rispideces en la relación bilateral. Miembros de "La Casa" aconsejan resolver la cuestión a fin de evitar males mayores.

Una declaración de "persona no grata" por parte de la Cancillería Alemana, supondría un grave retroceso en la relación entre ambos países, y es un precio que el gobierno nacional no estaría dispuesto pagar.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »