CORRUPCION  3 de agosto de 2018

Habló la mujer que destapó el escándalo por los "cuadernos K"

La expareja de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, rompió el silencio

Mientras las medidas judiciales ordenadas por el juez Claudio Bonadio pusieron tras las rejas a más de una docena de exfuncionarios y empresarios, la exmujer de Oscar Centeno rompió el silencio. Ella fue la encargada de destapar el escándalo de los denominados "Cuadernos K" y la presunta maniobra del traslado de dinero proveniente de sobornos que tenía como supuesto destino la Quinta de Olivos y el departamento de Cristina Kirchner, en el barrio porteño de Recoleta.

"Me habló de Cristina, que cuando iba a Olivos la veía en pijama, que la veía a veces desarreglada, pero de que haya tenido contacto no, él se hablaba más con Kirchner (Néstor)", relató Hilda Horovitz, la expareja del chofer de Roberto Baratta. En ese sentido, la mujer, que brindó una entrevista a la Revista Noticias, explicó las razones por las cuales sacó a la luz estos escritos. 


Según relató Horovitz, Centeno la golpeaba mucho, “más si volvía enojado por haber trasladado tanta plata y recibir migajas”. Asimismo, habló sobre los "cuadernos K" y explicó: "Él iba a terminar la gestión. Tenía la idea de decir 'bueno, si Baratta no me lleva con él o Baratta no me pone de chofer en otro lado', entonces él iba a utilizar esos cuadernos para mostrarlos, pero los terminé usando yo".

Asimismo, en otro fragmento que se difundió en el programa Animales Sueltos, la mujer aseveró: "Los cuadernos estaban en mi placard", aunque aclaró que a pesar de conocer Centeno escribía todo en ellos, nunca lo vio haciéndolo. Es que en esos escritos se relata de manera minuciosa fechas, direcciones,  montos, recorridos y puntos de recogida y de entrega de bolsos que presuntamente contenían dinero proveniente de sobornos en la adjudicación de obras públicas.

En tanto, Centeno, un ex suboficial de ejército que fue aprehendido el miércoles, no solo admitió autoría de esos 8 cuadernos durante su indagatoria, sino que trascendió que buscó declararse como arrepentido y optó por un defensor público. Por otro lado, en el marco de esta causa, Bonadio detuvo a 14 exfuncionarios y empresarios, y dispuso 34 allanamientos a oficinas y domicilios donde incautó 14 automóviles, el equivalente a unos 50.000 dólares en efectivo y dispositivos informáticos.

Por otro lado, en lo que respecta a la relación entre Horovitz y el exchofer se supo que se conocieron en 2006 en un apart hotel de Parque Centenario, donde la mujer se desempeñaba como encargada y que pasaron pocos días antes de iniciaran una relación y se mudaran juntos, primero a una vivienda de la localidad bonaerense de Martínez, luego a la Ciudad de Buenos Aires y posteriormente, en 2012, a Olivos, lugar donde fue detenido el hombre hace escasos días.

Según explicó Centeno, ante la fiscal Silvana Russi,  en una causa que le inició a su expareja por extorsión, "la relación entre los dos siempre fue compleja" y "para 2015, la convivencia se volvió insostenible", al tiempo que resaltó que Horovitz le exigió dinero para no hablar sobre los bolsos que llevaba.

Pero en ese mismo expediente, la mujer aseguró que Centeno llevaba a Baratta a cuevas financieras para recoger el dinero en bolsos y que era el hombre quien le daba plata para que no hablara. Asimismo, apuntó que las peleas entre ambos terminaban entre "trompadas e insultos". En 2016, luego de casi una década de relación, se separaron entre fuertes recelos, acusaciones y reproches.

Es por eso que, en noviembre de 2017, Horovitz se presentó de manera espontánea ante el juez Bonadio y le pidió que le tomase una "declaración testimonial en la causa Núm. 10.456/2014, caratulada 'De Vido, Julio Miguel y otros s/defraudación contra la administración pública", momento en que apuntó contra su expareja de transportar bolsos de dinero proveniente de sobornos.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »