LOCALES  13 de agosto de 2015

Alerta y preocupación por la crecida de ríos y arroyos

Aunque no hay inundados ni evacuados, algunas rutas están intransitables por los daños.

La persistente llovizna que desde hace unos días se hace sentir en la provincia, comenzó a generar incertidumbre y preocupación. Tanto en la Capital, como en el Este catamarqueño, se brindó asistencia desde el Gobierno. Si bien por el momento no hubo que evacuar a nadie, vecinos y funcionarios mantienen el estado de alerta por la crecida de ríos y arroyos.   De acuerdo con información del Servicio Meteorológico Urbano, dependiente de la Universidad Nacional de Catamarca, durante el domingo último la precipitación fue de 11.3 milímetros. En tanto que entre la noche del martes y la madrugada de ayer cayeron 6.6 milímetros. Es decir, entre el domingo y ayer a la mañana, se registraron 17.9 milímetros de agua caída.   Por su parte, Martín Castelli, director de Defensa Civil –quien ayer se encontraba en la localidad de Las Lajas, departamento Paclín-, comentó que hacia el este el único inconveniente era la crecida de los arroyos cercanos al Río Balcosna. Pero aclaró que, hasta el momento, no hubo evacuados. No obstante, advirtió que la lluvia en esa zona es constante desde el martes.   También dijo que por la inclemencia meteorológica tuvieron que asistir a unas 15 familias del barrio Cristo Rey, en la zona sur capitalina. El funcionario indicó que como se trató de viviendas precarias, en donde se habían producido filtraciones de agua –no hubo inundaciones-, a los damnificados se les entregó nylon. Según Castelli, desde la Secretaría de Vivienda y de la Dirección de Acción Directa del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia se iba a realizar un relevamiento en ese sector.   Por último, el funcionario aseguró que, hasta ahora, no hay alertas meteorológicas para Catamarca aunque, dados los últimos acontecimientos que suceden en la Provincia de Buenos Aires, "hay susto”. Solo hubo un corte de luz entre la madrugada y la mañana de ayer en Las Lajas y la telefonía celular de una empresa no funcionaba bien. En tanto, fuentes consultadas en el Este catamarqueño informaron que aunque no hay graves problemas, sí hay preocupación por la subida del caudal de los ríos. En algunas rutas no se puede transitar, indicaron. En el camino que une las localidades de Alijilán y Las Tunas no se puede transitar, porque se trata de una pendiente y el agua arrastra, con fuerza, todo a su paso.   Los residentes se encuentran en alerta, y debido a las últimas inundaciones que azotaron esta región se realizaron obras de desagües en barrios como San Isidro, La  Bajada o Los Molles, pero aún no concluyeron. De todos modos, se llevó ayuda a los pobladores. Hasta el momento no hubo inundaciones ni hubo que evacuar a nadie. Sin embargo, en Los Altos, departamento Santa Rosa, hay preocupación por filtraciones en unas cinco viviendas. En tanto, el 11° Distrito de la Dirección de Vialidad Nacional informó que se debe manejar con precaución en la Ruta Nacional N°38, por trabajos de reconstrucción de banquinas entre Chumbicha y Capayán y a la altura de la Cuesta del Totoral por presencia de niebla y lluvia. Reducir la velocidad en al menos un 40%, se recomendó.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »